domingo, 4 de octubre de 2015

No quiero volver a escribir sobre amor porque aunque es bello no lo entiendo.

Pero lo siento...

¿Triste?

Una noche de universidad, de esas en las que vives solo en los momentos que encuentras algo que te parece curioso, estaba Isa sentada leyendo sobre como el azúcar se vuelve en unidades más pequeñas y escuchó su celular vibrar, pensó que tal vez le habían escrito por facebook así que entró desde su computadora y nunca imaginó encontrar esos versos tan hermosos.

Dicen que quienes nacen en cierto mes y en cierto día tienen la misma personalidad o tienden a tenerla, en este caso no es cierto. Isa, esa noche, leyó algo tan bello que la hizo sonreir y sentirse bien, su prima quien cumplía años 1 día antes que ella había escrito esas frases tan suaves y bellas. Isa se sintió tan feliz, no sintió envidia, no sintió tristeza por no escribir así, ella se sientió casi completa al ver tales versos. Isa se sintió bien sin embargo la hizo pensar, qué tanto necesita ella para sentirse así cuando escribe en vez de sentir como pequeños pedasos de su humanidad, de su sensibilidad y emociones se van quedando en cada letra que escribe.

¿Triste?. Triste porque Isa está bien, se siente bien de ser así y sin embargo sabe perfectamente bien que sus escritos no son para ser leídos porque sabe que siempre están cargados de emociones negativas, de emociones que ni ella quiere leer pero Isa está bien, Isa ya comprendió que ella ve el mundo de otra manera tal que como todos lo hacen. Isa se siente bien.

viernes, 22 de mayo de 2015

Como dice esa canción, "y coincidir"

Y entonces se dio cuenta, por fin había escrito algo que le pasreció lindo (hermoso) estando feliz y sonrio.

Conversación para antes de dormir

Con lo dificil que es estar en la realidad cuando lo que más buscamos es permanecer en ella.
O tal vez como estar en una constante drama interpretando el papel del malo y del bueno.
Deja de intentar algo que sabes que es ficción, aventuraté a algo más surrealista, a algo impresionista. Podrías alegrarte con un haz de luz que salga del reflejo de tus ojos cuando te levantas con deseo de ser feliz.
Si, a esa felicidad me refiero, a esa que te crees porque la añoras, cuando la sientes, sientes que nada podría sentirse mejor y te dejas caer en ese abismo de tranquilidad porque aún eres feliz.
¿Crees que se acaba la felicidad? Yo no lo sé, cómo saberlo si me cuesta reconocer cuando realmente lo estoy y cuando solo es una euforia, porque son diferentes. Y te das cuenta, regresas a lo mismo, con lo dificil que estar en la realidad cuando lo que más buscamos es permanecer en ella. Pero eres feliz, si lo logras al final del día, lo eres.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Camino con los ojos cerrados

Y tengo miedo, miedo a dar los pasos que debo, tengo miedo a ir por la vida conociendome y aprendiedo quien soy, no le temo a nada más, no le temo a la soledad, eso no es, solo tengo miedo, miedo a salir corriendo como a veces lo he querido hacer, finjo mucha seguridad y finjo estar bien y tenerlo todo bajo control, lo finjo para poder creermelo pero cuando decido deacansar de la tensión de la falsedad lo veo todo y me aterro. Camino con los ojos cerrados.

sábado, 18 de abril de 2015

Aquí, metiendo datos

En esas tardes en las que me dejo consumir por mis pensamientos para no entregarme a un camino recto, me puse a pensar, "¿qué hago yo, en esa carrera?", "¿qué hago yo, pensando incluso en pasarme a física?"... A veces me da tristeza de darme cuenta como lentamente nos roban toda la alegría, toda la emoción, nos quitan el deseo de vivir nuestra carrera y no  lo digo por las tareas, lo digo porque poco a poco nos volvemos en esa imagen que todos pensamos cuando pensamos en un fracaso de felicidad, esa imagen de alguien metiendo datos a la computadora. Al final eso seremos.

Porque si es así, prefiero ser escritora y aunque tal vez no escriba bien o a nadie le interece lo que escriba, por lo menos seré libre, por lo menos no seré un fracaso de felicidad; pero luego viene ese grito que te dice, y te asusta, y al final de que te sirve ser feliz si no vas a poder vivir bien en este sistema, no sé, puede que tengan razón. Puede que al final se logre encontrar la libertad sentada en una silla que te la vendieron ahí.o la más comoda, metiendo datos en la fórmula de "cómo ser un buen científico"... Si por lo menos lo que nos dieran fuera una ecuación que nosotros tuvieramos que resolver, tal vez así sería más interesante, pero lo que nos dan es una hoja de cálculo con las fórmulas ya ingresadas, y ni las conoces, lista para ir metiendo datos, o cambiarlos y solo nos enseñan a entenderla.

No estoy inconforme con la vida, no estoy molesta por el sistema ( que tampoco es que maneje al 100% el concepto de el sistema en el que vivo), no estoy enojada con alguien ni mucho menos desesperada por curso, solo estoy triste. Me da tanta tristeza que cuando mi mente se resiste a ponerse límites y esquemas y logro ver de nuevo la vida con todas sus formas y sus posibles talveces, lo que logro ver, es lo triste que me estoy volviendo.

Lo más triste de ver lo que veo es que no soy tan fuerte como para verlo y termino mal por entregar mos empciones a a eso que no puedo cambiar, pero me da aliento de seguir viviendo porque sé que no lo puedo cambiar porque aún no he aprendido a cambiarlo, pero aprenderé y si no lo cambio yo, pues dejaré mis ideas regadas por ahí.

jueves, 2 de abril de 2015

Otra vez pero con más vitalidad

Estoy sola, aburrida, quiero hacer algo, por alguna razón estar en este lugar de poco a poco hace que me enfrente, a mi, a lo que escondo de mi, puede ser que sea cualquier cosa que yo quierq o tenga ganas de ser, pero entonces no tengo identidad, tal vez solo estoy interesada en adaptarme a mi entorno, como un camaleon que cambia de color en diferentes ocasiones. Tal vez solo necesito comenzar a despegarme de todo aquello que puede que me haga mal, no me hace mal estar con ellos pero tal vez podría estar sola para encontrarme, eso, eso haré. Algo me molesta, aún tengo una astilla en algún lugar de mi, duele, duele mucho esa espina, duele tanto que por mera protección te acostumbras y ya solo te molesta, no te duele, como antes, ahora te inquieta porque eso si sé que soy, soy inquieta, quiero saber muchas cosas, quiere entender muchas vosas pero de por alguna razón esa astilla hace que desconfie de mi... Es tanto que no puedo creer que entienda algo... Quiero entenderlo todo, quiero sentir una verdadera paz, una felicidad que no me dure solo un día, quiero respirar y no sentir ese montón de piedras en el bucho de mi alma... Quiero sentir esa fwlicidad que sentí mientras escribía la última oración. A esa felicidad me refiero, una felicidad que te hace sonreir porque simplemente si, quiero dejar de sentir esa tristeza que sentí al extrañar esaa felicidad que describí y que comencé a añorar cuando me di cuenta que me ha costado sentirla y la añoro tanto.... No sé que es lo que realmente quiero y necesito pero tal vez lo que más quiero es paz.
Paz que me cuesta tanto encontrar, que nunca he sentido, que creí que la tendría cuando él me dijo que por un momento unieramos nuestras vidas, no ocurrió, creí pero no pasó. No culpo a nadie, ni a mi, es que sé que incluso hay personas que pasan meditando años para encontrar esa paz...
Paz.